01. VITICULTURA

Custodios de un patrimonio vitícola único, velamos por garantizar el presente y el futuro de un tesoro en forma de viña.

el VIÑEDO: altitud, serenidad, equilibrio

En Milsetentayseis trabajamos con viñas centenarias en vaso que son fuente de un material genético histórico fundamental para desarrollar un proyecto de recuperación integral. Además, disponemos de nuevas plantaciones orientadas y dirigidas a la obtención de la mayor calidad de la uva en unas condiciones climáticas extremas. La peculiaridad de sus suelos y la altitud -alcanzando uno de los puntos más alto en la D.O. Ribera del Duero, con 1.076 metros- marcan el carácter único de la materia prima.

El concepto y la filosofía de Milsetentayseis nos permite crecer al ritmo de nuestras plantas: sin prisas, plantando el viñedo viejo de nuestros nietos, recuperando una zona vitivinícola genuina y trabajando por legar un patrimonio natural en forma de viña que hereden nuestras futuras generaciones.

02. SUELOS

Riqueza mineral.
Expresión pura de unos suelos que conforman un carácter singular a nuestros vinos

Arcillas

El rojo arcilloso y el blanco de las calizas conforman el paisaje del viñedo en Fuentenebro. Son suelos pobres en nutrientes que obligan a las cepas a dar lo mejor de sí mismas.

Fuente Mineral

Los restos de las antiguas explotaciones mineras conviven en Fuentenebro con la actividad vitivinícola. La moscovita, el feldespato, el cuarzo y la mica otorgan un carácter único a estos viñedos.

Conocimiento

A través de calicatas, el estudio de PHs, sus horizontes edafológicos, etc. adaptamos nuestra viticultura a cada parcela e intentamos optimizarla trabajando de manera natural el terreno.

03. CLIMA

«La naturaleza hace grandes obras sin esperar recompensa alguna»
Alexandr I. Herzen

Altitud:
1076 metros

A mil metros de altitud la viticultura se convierte en una viticultura de altura. Exploramos la zona con más potencial de la Ribera del Duero en la que el clima es más extremo. Estas condiciones límite suponen un mayor riesgo pero sin este riesgo no se obtendría un producto excelente.

Un clima extremo

Hemos aprendido que la viña expresa todo su potencial en situaciones límite, justo cuando su cultivo es más arriesgado. El mesoclima de Fuentenebro y sus alrededores marca el carácter distintivo de las variedades que aquí cultivamos, expresándose como pocos viñedos en la denominación de origen.

Frescura y Sanidad

Anticipándonos al cambio climático buscamos zonas más elevadas y frescas en las cuales las corrientes de aire ventilan de manera constante nuestro viñedo. Esto favorece un excelente estado sanitario de la uva y, consecuentemente, obtenemos una materia prima de calidad extraordinaria para elaborar nuestros vinos.

04. ENTORNO

«No existen viñedos predestinados, solo hay obstinaciones de civilizaciones”
Pierre Veilletet

Queremos recuperar la paciencia de un viñedo que crece despacio, plantar lo que en un futuro será viña vieja y legar esa herencia. No queremos «estandarizar» la que para nosotros es la zona más singular de la Ribera del Duero, buscamos una identidad propia y educar en el concepto de patrimonio vitícola: preservar la viña vieja poniendo en valor la zona y que lo que hacemos hoy tenga su sentido o consecuencia mañana.

05. VARIEDADES

«La belleza del mundo natural está en los detalles»
Natalie Angier

Recuperamos variedades autóctonas potenciando el origen y la génesis de un viñedo histórico. El tempranillo de la Ribera del Duero crece en Fuentenebro entre viñas de albillo, monastrell, garnacha y distintas variedades que conviven y expresan todo su potencial a más de mil metros de altitud.